ACTUALIDAD COMUNICACIONES

Más de 4.000 árboles de cacao, 270 de limón Tahití, galpones de pollos, gallinas, patos de cría y un estanque de tilapias  hacen parte del nuevo paraíso de Gloria Correa y su familia, la primera restituida del corregimiento San José de Apartadó, ellos son un ejemplo del proceso de Restitución y aquí les contamos su historia.

Los Correa, tras dos años de acompañamiento a su proyecto productivo, lograron consolidar una economía familiar que les permitió salir adelante y sostener su proyecto de vida como campesinos en su territorio.

Después de que en 2022 la Dirección Territorial Apartadó de la Unidad de Restitución de Tierras (URT) presentara una demanda y la familia recuperara las siete hectáreas de las que fueron desplazados, se inició un proceso de acompañamiento para la implementación de un proyecto productivo de cacao y limón Tahití, que ahora está dando sus frutos.

La familia produce más de 200 sacos de cacao por cosecha, de las tres que se dan al año y complementa con la cosecha de limón Tahití. Además, ha podido generar otras fuentes de ingreso con la crianza de pollos, gallinas, patos y un estanque de tilapias que les sirve como fuente de autoabastecimiento, consumo y trueque con los vecinos de su vereda.

Con los recursos que han venido recibiendo, han cubierto no solo la siembra de cacao y limón sino gastos como la poda, la fumigación, el control de hongos, la compra de equipos agrícolas para el manejo de los cultivos, la unidad de captación de agua para riego, el pago de trabajadores y todo lo relacionado con el mantenimiento del proyecto.

“Estamos muy complacidos de ver cómo los proyectos de vida, los proyectos de la restitución, son un cambio fundamental para la población campesina de la región. Ver el proyecto de la familia Correa, con más de cuatro mil árboles de cacao, es una muestra fundamental de cómo la construcción de paz a partir de la restitución es posible. Este cambio es a lo que le hemos apostado en la región del Urabá”, dijo la directora territorial (e) de la URT en Apartadó, Paula Andrea Villa.

En 1992, Gloria Correa abandonó su parcela “Valparaíso”, ubicada en el corregimiento de San José de Apartadó, después de que guerrilleros de las Farc-Ep les obligaran a salir de la vereda. Esto, sumado al asesinato de su esposo y padre de sus dos hijos, Gonzalo Trejos, por parte de paramilitares en 2002, no impidió que 30 años después de ser desplazada, la familia se
mantenga convencida de su vocación agraria y considere el campo como su sustento económico.

“La restitución de tierras sí existe: te entregan la tierra, te dan acompañamiento y proyecto productivo. Yo me siento alegre de haber vuelto a mi tierra y he recibido mucho acompañamiento de la Unidad de Restitución de Tierras. Por el momento, el cacao me está produciendo bien y espero que me sigan acompañando porque me siento muy orgullosa de mi proyecto”, concluyó la beneficiaria Gloria Correa.

El proyecto productivo de Correa y su familia se suma a los 854 proyectos familiares entregados en el Urabá desde de la Dirección Territorial Apartadó, con una inversión de más de 21.000 millones en proyectos que apoyan la economía campesina de la región con la siembra de café, frutas, cereales, la porcicultura y la ganadería.