ACTUALIDAD COMUNICACIONES

Esta es la historia la recuperación de una de las más de 88 zarigüeyas que ha recibido el Hogar de Paso de Cornare atacada por mascotas o humanos y el esfuerzo que hace la corporación para salvarlas y devolverlas a la libertad.

Sara Giraldo, una joven Marinilla que salvó a una zarigüeya después del ataque de su mascota con la ayuda del hogar de paso de Cornare. Sara cuenta que sobre las 9 pm, los ladridos de su perro la alertaron, “Fui corriendo a asomarme y me di cuenta de que mi perro estaba atacando a una zarigüeya, inmediatamente se la quité como pude, lo encerré y luego corrí de regreso para revisarla, yo pensé que la había matado”, cuenta.

Después de eso buscó ayuda y encontró el contacto de WhatsApp del Hogar de Paso de Cornare, desde donde le dieron indicaciones como cubrir con una cobija a la zarigüeya agredida, después de eso recibió a los Bomberos Voluntarios de Marinilla primero y después de la Unidad Móvil para la Atención de Fauna Silvestre, quienes se encargaron de llevarla al hogar de paso de la Corporación, para brindarle atención prioritaria.

“Esta zarigüeya infantil llegó con una lesión en gran parte de su rostro que le afectó todo el párpado superior derecho, la piel la tenía completamente desprendida y el hueso de su cabeza estaba expuesto, además tenía una luxación en una de sus
manos, lo que le generaba mucho dolor e impedía su desplazamiento”, cuenta Cristina Buitrago, médica veterinaria del Hogar de Paso de Fauna Silvestre de Cornare.

La experta explica que el procedimiento incluyó intervención quirúrgica y su posterior proceso de recuperación. “Como el  párpado había sido muy afectado, los primeros tres días estuvo con aplicación de gotas cada hora durante el día y la noche en el ojo derecho para hidratarlo porque no era capaz de parpadear y había que evitar que se presentaran lesiones o daños graves. Este procedimiento se realizó hasta que vimos que el párpado se desinflamó y que empezó a recuperar la capacidad de moverlo”, señala.

ya ha pasado un mes de la recuperación, aún la zarigüeya no tiene total movilidad de una de sus manos afectadas la cual puede quedar con un 60 o 70% de funcionalidad y sigue en el Hogar de Paso en donde se espera que termine completamente su proceso para volver a la vida silvestre.