ACTUALIDAD COMUNICACIONES

El intendente Willinton Rodríguez Dasilva, uno de los primeros policías que llegó hasta el lugar donde ocurrió el accidente del avión del Chapecoense, narró lo que recuerda del trágico hecho que dejó 71 muertos.

“Mientras llegábamos al lugar del accidente empezó a llover de forma torrencial por lo cual nos maquinábamos todo lo que había podido ocurrir. Si bien es cierto que como Policía uno está acostumbrado a enfrentar circunstancias adversas, esta tragedia fue una de las que más me marcó por la cantidad de muertos, por el número de personas que logramos salvar con vida y porque mi madre era brasilera, por lo cual tuve un vínculo con ese hecho” dijo el uniformado, quien hoy es el comandante de la Estación Nariño.

Entrevista al Intendente Willinton Rodríguez

Ir a descargar

Homenaje en el olvido 

De lo que en su momento fue uno de los accidentes aéreos más impactantes de los últimos años en Colombia, y que concentró su atención en La Unión, sólo queda un lugar enmalezado, un puñado de retales y un montón de promesas incumplidas.

El 28 de noviembre de 2016, cuando el reloj recién marcaba las 10 de la noche, la noticia de un avión desaparecido en el aire, del que posteriormente se supo que había caído en el entonces Cerro Gordo, del municipio de La Unión, surcó los titulares de la prensa regional, nacional e internacional, pues en ese avión venían los jugadores del equipo brasilero Chapecoense y un grupo de periodistas internacionales. El resultado no pudo ser más estremecedor: 71 personas muertas entre futbolistas, cuerpo técnico, periodistas y tripulación del avión. Sólo 3 jugadores y una azafata sobrevivieron al siniestro.

Desde entonces fueron múltiples los homenajes y hasta lágrimas que se vivieron de cuenta del accidente y hasta se creó, el 15 de diciembre de 2017, un Acuerdo del Concejo de La Unión para que el cerro Gordo pasara a llamarse Cerro Chapecó. La Gobernación y la Alcaldía prometieron hacer allí un parque en homenaje a las víctimas y una fundación creó un museo en zona urbana de La Unión con las piezas recuperadas del accidente.

Tres años después de todo lo anunciado muy poco se ha cumplido, pues en el Cerro sólo hay algunos restos del avión, un par de cruces en madera deteriorada y algunas fotografías de los que allí perecieron. Lo único que ligeramente ha funcionado es el museo creado en La Unión, y eso que cada vez reduce su espacio.

 

 

Por: Óscar Morales y Julián Ramírez