ACTUALIDAD COMUNICACIONES

Se cumplió la advertencia: la falta de pagos tiene al borde de la quiebra al Hospital de Marinilla, sin embargo, el plan de salvamento genera inquietudes entre el personal vinculado a la institución quienes temen una masacre laboral.

Según la Junta Directiva del Hospital de Marinilla, la crisis financiera actual, tiene a la institución ad portas de ser intervenida por la Superintendencia de Salud o, en un caso más extremo, liquidar el hospital.

La situación actual de la institución refleja que los ingresos generados, los cuales dependen de la prestación de servicios, no garantiza la sostenibilidad de la institución.

La Junta directiva señala que pese a que en el 2017 se hizo un plan de saneamiento que no se cumplió, “si se hubiera cumplido el Plan, hoy la operación arrojaría resultados positivos de 33 millones de pesos de utilidad y no de menos 1.600 millones de pesos de pérdida”, indicó la Gerente, Dorian Pulgarín.

De una lado, se trabaja en el plan financiero, reorganización administrativa mediante un estudio de cargas de trabajo que permita realizar procesos eficientes. Sin embargo, entre los empleados se generan las dudas, por los despidos que eso implicaría.

Desde la Asociación Médica Sindical Colombiana, Asmedas, se calificó la reestructuración como ilegal ya que conlleva a la reducción de ingresos e inestabilidad de los trabajadores.