ACTUALIDAD COMUNICACIONES

Hasta doce quejas diarias atienden los funcionarios de Cornare, ante las afectaciones al ecosistema. Según la autoridad ambiental, aprovechando el aislamiento, han intentado realizar construcciones ilegales, desviación de fuentes hídricas y otros daños.

Solo en Guarne, se han atendido 22 quejas e iniciado procesos sancionatorios. Entre ellos, una por captación ilegal y conflictos por usos de agua en la vereda La Charanga y otro por ocupación de cause y vertimientos en Batea Seca.

No sólo en Guarne. En el Retiro, en las veredas Pantalio y Nazareth, fue necesario la intervención por expansión de la frontera agrícola.

También se han recibido denuncias por aprovechamiento ilegal de madera, como el realizado en la vereda Palestina de San Luis, con especies nativas, en peligro de extinción, como siete cueros, dormilón, aceite y cedrillo.

“Estamos impresionados con la falta de conciencia, porque se están afectando los recursos naturales que nos pertenecen a todos. Invitamos a la comunidad a hacer sus denuncias a través de nuestros canales virtuales y enviarnos sus evidencias fotográficas cuando aplique y así atender de manera oportuna”, señaló Javier Valencia, subdirector de servicio al cliente de Cornare.