ACTUALIDAD COMUNICACIONES

Aunque el vídeo en el que se ve un adolescente de 16 años dispararle con un rifle a un gallinazo es hasta ahora uno de los más conocidos, en la región ya son cuatro los casos de agresiones a aves con armas durante la cuarentena. El llamado es a cuidar la fauna silvestre.

Desde Cornare le están haciendo seguimiento a estos casos de maltrato animal, los cuales son considerados como delito en el código penal colombiano. Durante el año Cornare ha recibido 300 ejemplares por rescate o entrega voluntaria, sin embargo, en lo corrido de la cuarentena se ha aumentado los índices de fauna atacada por personas con elementos que generan daño irreversible.

Uno de esos casos registrados ocurrió el pasado 23 de mayo cuando un águila crestada fue herida y posteriormente muerta, como consecuencia de una herida con arma de aire comprimido.

El águila crestada es un animal catalogado como vulnerable y con amenaza de extinción. Además, como todas las aves, cumple un papel en la polinización y dispersión de semillas, y en el caso de las rapaces, son fundamentales para la limpieza de los bosques.

Fue tal el daño causado por el disparo, que el ave murió durante la cirugía en la cual pretendían corregir el daño. “Es muy triste que ingresen animales con estas heridas, sobre todo en esta época en que se supone debemos tener una mayor conexión con la naturaleza”, expresó David Echeverri López, Coordinador del Grupo Bosques y Biodiversidad de Cornare.

En similares circunstancias también murieron una garcita rayada en el municipio de Rionegro y un gavilán en El Retiro, ambos con evidencias de daño grave causado por impacto de bala y perdigones.