ACTUALIDAD COMUNICACIONES

El carmelitano Santiago Ocampo, un licenciado en educación de artes plásticas y escultor de arte religioso, fue el creador del Cristo del Silencio, una obra que fue escogida, entre muchas otras, para ser fijada en la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén, lugar donde sepultaron a Jesús.

El Cristo del Silencio fue adquirido inicialmente por la Comisaría de Custodios quienes representan a Colombia en Tierra Santa, y posteriormente donado a la Comisaría de Franciscanos, quienes visitaron otros artistas de España, Ecuador y Perú, pero que finalmente eligieron la obra del artista del Oriente Antioqueño, Santiago Ocampo.

“Es un privilegio para nosotros. Este Santo Cristo es una obra dedicada a las víctimas de la violencia en Colombia” dijo emocionado Santiago.

Por su parte, en el municipio de El Carmen de Viboral, hay una réplica de este Cristo que desde ahora está en Tierra Santa y es venerado por armenios, ortodoxos y cristianos.

 

Por: Óscar Morales Orozco

Imágenes: Cortesía