ACTUALIDAD COMUNICACIONES

 

Aunque la población que se dedica al calzado artesanal en Rionegro es cada vez más escasa, pues los registros hablan de 20 a 25 personas, aún quedan ciudadanos como Edison Otálvaro, quien invierte su tiempo en fabricación de zapatos, gracias a la tradición de su familia.

En su local del centro de Rionegro se produce calzado sobremedida, ortopédico y diversas reparaciones; trabajo que tiene un detallado proceso de elaboración manual.

El señor Otálvaro indica que la falta de constancia de quienes pretenden formarse en este oficio es una de las causas de su declive e invita a la comunidad a que valoren el trabajo que se realiza en el municipio.

En la carrera 48 que es la vía que conduce al hospital San Juan de Dios de Rionegro se encuentra Calzado Terúa, uno de los pocos lugares en el municipio en donde el zapato hecho a mano es todo un arte.

 

Por: Acuario Noticias